La ZOU, un compromiso de la comunidad de la UdeA

La Zona de Orientación Universitaria de la Universidad de Antioquia, viene funcionando, gracias al liderazgo de las instituciones que la lideran, pero también al compromiso de directivas de la Universidad, coordinadores de Bienestar Universitario, docentes, estudiantes, grupos culturales  y deportivos, y muchos más.

La Zona de Orientación Universitaria de la Universidad de Antioquia, continúa desarrollando acciones de prevención y mitigación del consumo de drogas en la Universidad de Antioquia.

Entre otras acciones, la ZOU, busca entregar información a la comunidad académica, sobre reducción de riesgo de consumo de drogas, y sensibilizar, para  que los daños y riesgos sean mínimos. Además, de trabajar en articulación con actores y grupos sociales para generar oportunidades de desarrollo social en la población consumidora.

Un ejemplo de ello, es la estrategia Cero babiados, que se viene llevando a cabo, en alianza con el Programa Educativo de Prevención de las Adicciones (PEPA) adscrito a Bienestar Universitario.  Esta estrategia, viene brindando información a población consumidora de drogas cómo la marihuana, para que el riesgo del consumo sea menor.

Cero babiados: ¿a qué nos referimos con reducción de riesgos?

Cuando se consumen drogas, cómo la marihuana, y su consumo es de tipo problemático y adictivo, se corren unos riesgos asociados a su consumo. Un ejemplo de ello, es el mito de que al consumir marihuana en alimentos cómo tortas y galletas su impacto y daño en el organismo es menor, o en el caso del alcohol, riesgos bastante comunes son el no uso del condón en relaciones sexuales por alcoholización, o los accidentes de tránsito por conducir estando alicorado. En ambos casos, se cometen ligerezas por falta de información: por ejemplo, el consumo de marihuana a través de alimentos podría resultar siendo peor, aunque sus efectos sean más lentos en el cuerpo humano que cuando se fuma.

Cero babiados, esta hecha jústamente, para orientar a un grupo poblacional que consume drogas de manera problemática, y busca sensibilizarlos, para que reduzcan el riesgo en su consumo, o en uno de sus problemas conexos.  Para ello, se busca llegar a pequeños grupos de consumo, y entregarles información a través de la conversación y el diálogo, y al tiempo con soportes impresos, cómo volantes y otros.

Así mismo, existen muchos otros mitos  extendidos, que los consumidores desconocen, en el ámbito de todas las drogas. Así, Cero babiados, se encarga de llegar a los consumidores para que conozcan los riesgos y daños que traen ciertas conductas, y que puedan replicar su información, pues en muchos casos, se consume en grupos.

Los líderes, docentes, y agrupaciones sociales, también apoyan el proceso

El trabajo de reducción de riesgos, no depende sólo de sensibilizar y acercarse al consumidor de drogas. El entorno cercano, en este caso en el ámbito universitario y los líderes en este contexto, son también muy importantes.

Por ello, la Zona de Orientación Universitaria también viene formando a docentes, estudiantes que son tutores o tiene algún tipo de responsabilidad mayor en la universidad, practicantes, padres de familia y agrupaciones que ofrecen oportunidades de desarrollo artístico o deportivo para los consumidores.

Las temáticas en las que se forman, van desde información general para que conozcan el daño que produce el consumo de drogas, información de daños y riesgos para que sea replicada entre consumidores, capacitación en temas de trabajo en red e incluso, se ha llegado a tratar temas cómo primeros auxilios, que son de primera necesidad para el caso en que un consumidor sufre algún tipo de sobredosis o intoxicación.

Así mismo, la ZOU trabaja en alianza con los coordinadores de Bienestar Universitario, una dependencia de la Universidad, que se encarga de atención de estudiantes  vulnerables, incluyendo a quienes presentan consumo de drogas.  El enfoque en este caso, está dado en la reducción de daños y riesgos, para lo que se han entregado 491 ejemplares de la cartilla “Cannabis” que da información a los consumidores de marihuana, sobre cómo reducir los daños y riesgos, y que pretende desmitificar algunas percepciones erradas que hay sobre el consumo de esta.  Por ejemplo, esta cartilla aborda percepciones cómo la acepción de que fumar marihuana es menos perjudicial que fumar cigarrillos, cuando es un tema que aún no tiene consensos claros, y el único consenso es que ambas afectan los pulmones y pueden llegar a causar cáncer y otras enfermedades asociadas.

Así, no sólo se llega directamente a los consumidores, sino que también se trabaja con personas y grupos que influyen de manera más constante en la vida del consumidor.

Las redes, trabajo en equipo para generar inclusión

Las redes, trabajo en equipo para generar inclusión

Todo el trabajo llevado a cabo por la Zona de Orientación Universitaria, es posible gracias a una red de voluntarios, llamada red operativa, que es integrada por personas de la comunidad académica, que se forman en temáticas de prevención y mitigación del consumo de drogas, y en otras temáticas que soportan el trabajo de la ZOU.  Por ejemplo, en el último mes, se abordan generalidades de temáticas  cómo el cannabis medicinal, la ley de atención integral del consumidor, y la política nacional para la reducción del daño y el impacto.  Esta formación, busca dejar capacidad en la red operativa, para que continúe un trabajo de prevención e inclusión social, iniciado por la Zona de Orientación Universitaria.

Todo esto, es complementado con estrategias de articulación con grupos de incidencia en la comunidad universitaria, y que pueden generar oportunidades de desarrollo social. Cómo parte de esta estrategia, se han logrado 7 acuerdos de colaboración con diferentes grupos, que podrán ofrecer algunas de manera más oportuna, algunas de sus actividades, a población consumidora o con alto riesgo de consumir.

Las instituciones que hacen posible el proyecto

La Zona de Orientación Universitaria es posible, gracias a los recursos del Ministerio de Justicia y del Derecho de Colombia, al acompañamiento técnico de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito, al apoyo institucional que brinda la oficina de Bienestar Universitario de la Universidad de Antioquia, y a Surgir, entidad que diseñó y ejecuta el proyecto y sus diferentes actividades.