¿Consumo de drogas en mi familia? Sepa cómo orientar a un familiar si está consumiendo drogas

general

El consumo de drogas no es motivo de vergüenza o un tema para sentir culpabilidad. Es un problema que le puede pasar a cualquiera y no es mayor o menos que otros problemas.

Acá algunas recomendaciones:

No desesperarse: tomar medidas apresuradas y bajo estados de pánico, normalmente conlleva a empeora

No esperan que todo se resuelva de inmediato, es importante actuar y tomarse tiempo para que las cosas cambien.

Darle igual importancia al alcohol que a las demás drogas, A veces los padres pasan desapercibido el consumo de alcohol de un hijo, pero no el consumo de drogas. Ambas situaciones merecen igual atención.

El ejemplo: es difícil discutir el tema con los hijos, si los padres también tienen conductas de riesgo frente al consumo de alcohol, y otras drogas. Que el hijo cambie, puede implicar que el padre o madre también lo hagan.

¿Qué evitar si mi hijo consume drogas?

Creer en suposiciones o chismes, Este deteriora la confianza con los hijos.

Romper el diálogo: A veces los padres se siente decepcionados, y no quieren hablar con sus hijos, lo que hace que disminuya la confianza para hablar del tema.

Suspender el afecto y el apoyo, esto solo contribuye a deteriorar la relación, Por el contrario, en una situación como esta, hay que interesarse por ellos.

Descalificar, o usar un lenguaje ofensivo con el consumidor.

Aunque suene difícil, lo mejor es intentar entender que lo está motivando a consumir drogas.

Evitar hacer un interrogatorio y genera temor, gritar, o acusar, esto puede aumentar el conflicto y no contribuye a entender lo que realmente pasa.

¿Qué puedo hacer?

Tener una actitud comprensiva (esto no quiere decir que hay que pasar por el alto el tema, o restarle importancia) que genere confianza para abrir el diálogo.

Buscar con él información veraz sobre el tema de drogas.

Analizar las razones que lo han llevado al consumo; por ejemplo si está relacionado con presión de los amigos, curiosidad, baja autoestima, evadir problemas, etc.

Identificar las conductas de riesgo a las que el hijo se está exponiendo; por ejemplo si ha consumido en lugares peligrosos, conducido algún vehículo bajo los efectos de la sustancias, ha tenidos relaciones sexuales bajo efectos de la sustancia

Buscar alternativas entre los dos, intentando llegar acuerdos sobre posibles soluciones teniendo en cuenta las razones que motivaron el consumo y las conductas de riesgo a que se está exponiendo.

Finalmente, recuerda revisar aspectos de la familia, que puedan estar incluyendo en la conducta del hijo, y que necesitan ser cambiados o mejorados., por ejemplo respecto a las normas, permisos, la autoridad, el acompañamiento y ejemplo de los padres.